El Atlético se hace fuerte en zona Champions con Llorente como revulsivo y un polémico penalti ante el Alavés

El Atlético de Madrid se hace fuerte en la tercera plaza de la clasificación al superar la visita del Alavés al Wanda Metropolitano (2-1). Los de Simeone controlaron el encuentro y, si bien no mostraron su mejor fútbol, resolvieron el duelo ante un rival complicado gracias a la entrada de Marcos Llorente y a los goles de Saúl Ñíguez y Diego Costa, tras un polémico penalti provocado por Marcos Llorente, el gran revulsivo del Atlético.

Los vascos también llegaban con la necesidad de sumar, ya venía de sufrir dos derrotas consecutivas y se acerca a la zona baja de la clasificación. Fruto de esa necesidad entraron tremendamente enchufados al partido y dieron el primer aviso, en una falta lanzada por Aleix Vidal que se marchó por encima de la portería.

No obstante, el Atlético tomó las riendas del juego y protagonizó tres acercamientos antes de llegar al cuarto de hora de partido: Morata tuvo el primer tanto tras una jugada ensayada, Saúl buscó la sorpresa con un disparo lejano y Joao Félix se permitió el lujo de intentar una semichilena.

Los minutos fueron pasando sin que ninguno de los dos equipos fabricaran ocasiones claras de peligro. El Atlético controló la situación y el Alavés protagonizó dos tímidos acercamientos, aunque sin suerte.

Los madrileños firmaron el primer aviso en la segunda mitad, aunque el auténtico revulsivo volvió a ser Marcos Llorente, que entró al mismo tiempo que Diego Costa, por Morata y Correa, respectivamente.

En su primera acción Llorente forzó una fata que fue clave, ya que el centro de Trippier lo remató Saúl en el segundo palo para poner el 1-0.De nuevo volvió a aparecer para fabricar la jugada del 2-0, aunque fue una acción con polémica.

Llorente entró en el área con el balón y cayó al suelo en una jugada que el árbitro consultó con el VAR y consideró penalti.

Diego Costa no perdonó y dobló la ventaja de los rojiblancos, que aún tuvieron que resistir las embestidas de los albiazules. En una de ellas el árbitro decretó penalti, de nuevo tras consultar el VAR, por mano de Koke al defender un lanzamiento de falta del Alavés.

Joselu acortó distancias en el 92, pero el encuentro terminó con un triunfo relativamente cómodo de los colchoneros, que se asientan en el tercer puesto de la clasificación y marcan distancia con los equipos que pelean por entrar en la Champions, pues logra una renta de 9 puntos con el quinto clasificado, el Getafe.

Posted in Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *